Dragones y elefantes de aventura

En ciudad central había silencio y de repente ¡¡¡YUJUUUUUUUUUU !!! Ese grito provenía de casa de María y Joaquín, resulta que iban a ser papás. Esa alegría se extendió rápidamente entre familiares y amigos.

Cuando supieron que iba a ser nene empezaron la búsqueda del nombre del pequeño; papá tenia su lista y mamá la suya ¡Ninguno coincidía! Tras una larga deliberación y muchos nombres más que salieron, lo encontraron, EL NOMBRE estaba listo.

Unos amigos al saber el nombre, decidieron regalarles un detalle especial, parte de la decoración del cuarto del bebé. Así es como entro yo en esta historia que te estoy contando. A mi me tocaba la tarea de hacer ese detalle que querían, el nombre del pequeño decorado y personalizado.

 
Lo que tenia claro de la decoración de este nombre es  que tenia que llevar un dibujo muy especial y que le encantaba a María, la futura mamá. Este dibujo es ¡¡DUMBO!! sisi, ese elefantito de grandes orejas que está en el circo con su inseparable amigo el ratón.

 

 

 

 
Pero, a partir de ahí, era mas complicado, tenia que pensar mas, porque a Joaquín le gustan muchas cosas, no se le podía preguntar directamente ¿qué podía hacer? ¿lo dejo solo con Dumbo? (Seguro que a María le gustaba jijijiji)

No, no, tenia que pensar algo, que fuera para los dos y que acompañaría al pequeño en sus aventuras… ¡idea! ¡aventuras!

Al futuro papá le gustan mucho los dragones, y que mejor que un dragón para correr muchas aventuras. Ya tenia pensada la decoración perfecta. Ahora tocaba buscar ese dragón que encajara con Dumbo.

 
 

Pero yo ya tenia uno en mente, DESDENTAO, un dragón muy  muy divertido.

Así el pequeño Aitor, que así es como se llamará el bebé, estará muy bien acompañado en sus múltiples aventuras de crecer, reírse y divertirse mucho mucho.

 

¿Que te ha parecido el nombre? ¿Te gustan los dragones? ¿Y Dumbo? A mi me ha encantado como han quedado los dos juntos, una combinación diferente pero chula. A María y Joaquín, los futuros papis, les ha encantado el nombre, y lo pondrán en la puerta de la habitación del pequeño Aitor.

 

Y deseándole muchas felicidades a los papis que esperan a Aitor, me despido. Hasta el próximo nombre 🙂